.

.

28 de julio de 2017

Chester Bennington


El pasado 20 de Julio todos recibimos una noticia muy triste, Chester había sido encontrado sin vida en su casa. No hice ningún post ese día, solo hice un post en Instagram
No tenía mucho para decir, en si... estaba shockeada.
Como muchos adolescentes, Linkin Park fue una parte importante de mi vida. Sus canciones simplemente expresaban ese sentimiento gris que abitaba en nuestras almas, en mi alma.
Puse su música, particularmente dos discos: Hybrid Theory, Meteora. Mas que nada porque son esos los discos que me acompañaron día y noche.

Los suicidios me asustan. 
Me asustan porque es el final de un camino. Cuando se llega a eso es entrar por esa puerta que siempre esta ahí, asechando. Siempre lo vi como un portal oscuro en mi cabeza. Siempre esta ahí.
Uno se mantiene a flote y evita llegar ahí, pero a veces la corriente es muy fuerte y... simplemente se cruza el portal.
No lo veo como un acto cobarde. No se puede llamar cobarde a una persona que termina con su propia vida. Llegar a ese punto de locura/dolor no es por cobardía, creo que es simplemente no poder tolerar mas con el dolor. Ese dolor interno que hace que todo sea imposible. 

Chester fue una pobre alma que vivió infiernos durante una edad temprana. Infiernos que muchos ni pueden imaginar. Abusos, bullying, adicciones.
Exorcizo su alma con su arte. Si uno presta atención a las letras de sus canciones, ve claramente un dolor palpable. Sus "demonios" como dijeron los miembros de la banda en el comunicado por su fallecimiento.
Algunos logran sobrevivir a los demonios, algunos solo lo logran por un tiempo.
Chester no pudo soportar mas el dolor y dejó su cuerpo. Liberó su alma.
Y como suelo desear a menudo con casos similares, espero que lo haya logrado.

Solo puedo dejar una canción que fue himno de mis 13/14 años. Y también les dejo el homenaje de Beth Be Rad.




Publicar un comentario