.

.

16 de enero de 2016

A mi amado Alan Rickman...



No se ni como empezar.
Alan Rickman era sin dudas uno de mis favoritos. Lo amaba, estaba loca por él. No por ser Snape (aunque eso ayudó a que lo amara aún más), sino por ser tan único. Aunque debo aclarar que yo amaba a Snape antes de saber que Alan iba a interpretar ese papel.

Antes de ser Snape fue mi Coronel Brandon. También fue Rasputin, el Sheriff de Nottingham, Hans Gruber en Duro de Matar.
Fue Alex Hughes en una de mis películas favoritas, Snow Cake. Fue el odioso Eli Michaelson en Nobel Son. Judge Turpin en Sweeney Todd. Fue "él" en The Song of Lunch (otra de mis favoritas). Absolem the Caterpillar, Lord Shahbandar, Marvin the Paranoid Android, Louis XIV, Antoine Richis, Franz Mesmer, P.L. O'Hara, Dwight Billings.

Y fue Jamie en Truly, Madly, Deeply. Personaje que amo y voy a amar por siempre.

Su voz era adicción para mi. Sus ojos, perfectos. Su sonrisa, su risa. 

Su historia de amor con Rima.

Siempre me gustó y hasta sufrí la burla de muchas/os porque era "viejo" (me decian "come viejos"). Y no me importaba porque Alan era un galán auténtico. 

Mi viejo me despertó con la noticia y la verdad, todavía no lo acepto. Venia de llorar a Bowie y es como que no acepto ni una mala noticia mas.

Justo estaba leyendo la última novela de J.K.Rowling (como Robert Galbraith), El gusano de Seda. El protagonista se llama Cormoran Strike y por la descripción que hace... yo lo imaginaba como Alan. Aunque Alan ya estaba pasado en edad para interpretar a Cormoran, yo lo imaginaba como en Judas Kiss, como el detective David Friedman. 
Estaba ya terminando la novela y se me hizo muy difícil porque tenia a Alan en la mente con cada palabra.

Ahora estoy leyendo Persuasión, de Jane Austen y si... el Capitán Frederick Wentworth es Alan. Siempre lo fué.


Como le puedo hacer tributo a mi actor favorito, a mi galán. Solo se me ocurre una cosa, un soneto de William Shakespeare. 
Alan hizo un audio-book con los sonetos. Muchos recordarán esa escena en Sense and Sensibility, cuando el Coronel le lee a Marianne el soneto N°116 (Let me not to the marriage of true minds...).
Pero no voy a dedicarle ese soneto en particular. Hay otro que me gusta mucho, que lo siento mas afín a mis sentimientos.


A mi amado Alan Rickman, soneto N° 26 de William Shakespeare.


Lord of my love, to whom in vassalage
Thy merit hath my duty strongly knit,
To thee I send this written embassage,
To witness duty, not to show my wit:
Duty so great, which wit so poor as mine
May make seem bare, in wanting words to show it,
But that I hope some good conceit of thine
In thy soul's thought, all naked, will bestow it:
Till whatsoever star that guides my moving,
Points on me graciously with fair aspect,
And puts apparel on my tottered loving,
To show me worthy of thy sweet respect:
   Then may I dare to boast how I do love thee;
   Till then, not show my head where thou mayst prove me.


Publicar un comentario