.

.

20 de enero de 2017

Tamara Łempicka



Tamara de Lempicka, también conocida como Tamara Łempicka (pronunciado Uempitsca), nacida Maria Gurwik-Górska, fue una pintora polaca que alcanzó la fama en Europa y Estados Unidos con sus retratos y desnudos de gusto Art Déco.

María nació en Varsovia (Polonia), un 16 de mayo de 1898 en el seno de una familia acaudalada. Su padre fue un abogado judío de origen ruso que trabajaba para una comercializadora francesa, llamado Boris Gurwik-Górski, y su madre era Malwina Dekler, una socialité polaca.
Fue la segunda de tres hijos y asistió a un internado en Lausana, Suiza. En 1910 pinta un retrato de su hermana que sería su primer trabajo. María pasó el invierno de 1911 con su abuela en Italia, viaje en el que descubre su pasión por el arte.
En 1912 sus padres se divorciaron y María se mudó a San Petersburgo, Rusia con su tía Stefa, una mujer bien acomodada en la sociedad rusa. Al poco tiempo su madre se casa por segunda vez y ella decide vivir por su propia cuenta. Durante esa época y gracias a los contactos de su tío conoce al abogado polaco Tadeusz Łempicki (1888-1951) en 1916 y contrae nupcias con él, en San Petersburgo llevando una vida lujosa hasta que estalló la Revolución de octubre.
Tadeusz fue encarcelado por los bolcheviques. María tuvo que buscarlo en varias cárceles y con la ayuda del cónsul sueco logró sacarlo de prisión para trasladarse a Copenhague. Posteriormente se mudaron a Londres y finalmente a París, a donde también la familia de María escapó.
En 1923 se establecieron en París donde nació su única hija, Kizette. Tamara ya con un nuevo nombre y en calidad de refugiada tomó clases de pintura con Maurice Denis en la Académie Ranson y con André Lhote en la Academié de la Grande Chaumière, quienes influenciaron en su trabajo. Su estilo, que a menudo se identifica como "cubismo suave", empezó a cobrar popularidad a partir de 1922, año en que empezó a exhibir su trabajo, aunque no aparecía como mujer en los catálogos.
En 1925 presentó su primera exposición en Milán, Italia bajo su propio nombre, apoyada por el Conde Emmanuele Castelbarco. Para ello, Lempicka pintó 28 trabajos nuevos en seis meses, un esfuerzo supremo considerando que cada retrato le tomaba cerca de tres semanas de trabajo.
En 1927, su cuadro Kizette en el balcón la hace acreedora de su primer premio, un diploma de honor en la Exposición Internacional de Burdeos. En 1929 se divorcia de Tadeusz y realiza uno de sus trabajos más famosos Autorretrato en un Bugati verde. Obra en la que Tamara recuerda la trágica muerte de la bailarina estadounidense Isadora Duncan que murió estrangulada en 1927, cuando su largo chal se enreda en una de las ruedas posteriores de su Bugatti.
Ese mismo año conoce al barón húngaro Raoul Kuffner de Diószegh (1886-1961), un coleccionista de su obra con quien viaja a Estados Unidos. En 1933, Tamara acepta casarse con el barón aunque no oculta su orientación bisexual. Al poco tiempo se hace famosa entre la burguesía neoyorquina y expone en varias galerías estadounidenses y europeas. En 1933 viaja temporalmente a Chicago donde trabaja con Willem de Kooning y Georgia O'Keeffe. Y en 1938 se van a vivir a Beverly Hills.
En 1941 Kizette escapa de París (ocupada por los nazis) y se va a vivir con su madre a Estados Unidos donde rehace su vida. 
En 1960, Tamara cambia de estilo, pasándose al abstraccionismo. En 1962 muere su esposo y en 1978 ella decide mudarse a Cuernavaca, México.
El 18 de marzo de 1980, Tamara de Lempicka muere en Cuernavaca (México) mientras dormía. Kizette, complaciendo el sueño de su madre, acompañada del escultor mexicano Víctor Manuel Contreras (heredero de gran cantidad de las obras de la pintora), subió a un helicóptero y arrojó las cenizas de Tamara en el cráter del volcán Popocatépetl.




Obra

Su producción se centra en retratos femeninos y en desnudos de ambos sexos. Siguiendo la tendencia de la pintura art decó, pintaba mujeres etéreas, con ropajes flotantes y dedos largos, si bien dan una impresión férrea y escultural por la pincelada pulida y los marcados contrastes de luces y sombras; son sus mejores ejemplos, junto con los desnudos. Sus influencias principales son Botticelli, Bronzino, el retrato manierista en general, y el Cubismo, pero sin llegar al arte abstracto. Curiosamente, Tamara empleaba este eclecticismo o fusión de estilos antiguos para representar temas actuales, donde las figuras visten ropajes y peinados de última moda.
Aunque las imágenes más populares de su arte son desnudos, también retrató a su hija en varias ocasiones y a personas relacionadas con la burguesía artística de París y Nueva York. También realizó cuadros de flores.
Su estética ha atraído a estrellas del espectáculo como Barbra Streisand, Jack Nicholson y Madonna, de quienes se dice que coleccionaban sus pinturas. 
Madonna se inspiró en esta pintora para su video musical Vogue de 1990. También aparece un cuadro de Tamara en el de Open Your Heart, de la misma cantante. En 1990 Pablo Sodor estrena en Argentina TAMARA (The Living Movie) que recrea de una forma teatral nunca vista para entonces, la visita de la pintora a Il Vittoriale degli Italiani, casa del poeta Gabriele d’Annunzio.








 







Publicar un comentario