.

.

26 de agosto de 2011

♥♥♥♥

(...)Añoraba tanto Hogwarts que era como tener un dolor de estómago permanente. Añoraba el castillo, con sus pasadizos secretos y sus fantasmas; las clases (aunque quizá no a Snape, el profesor de Pociones); el correo llevado por lechuzas; los banquetes en el Gran Salón; dormir en su cama con cuatro columnas en el dormitorio de la torre; visitar a Hagrid, el guardabosque, en su cabaña en las inmediaciones del bosque prohibido; y sobre todo, añoraba el Quiditch, el deporte más popular en el mundo mágico, un juego con seis altos postes, cuatro pelotas voladoras y catorce jugadores montados en escobas.(...)

Harry Potter y la Cámara Secreta♥
Publicar un comentario